Revista Agrícola: “El salto de tres visionarios de la sanidad animal”

Por Diego Belmar el 28.07.2014 en En la Prensa, Milkeeper
0
0

Diego, Nicolás y Hans son jóvenes ilustrados en un área poco conocida: la biotecnología. A todas luces tienen un futuro que promete.

Descargar articulo original

Click en la imagen para descargar el articulo original ↓

Vía | Andrea Lagos en Revista Agrícola, edición Julio 2014.

Tres compañeros de Ingeniería en Biotecnologia de la Universidad Andres Bello están detrás del producto Milkeeper, un aditivo que tiene por función ser un control de bacterias, en este caso en alimento de terneros. Una propuesta que tiene a Diego Belmar, Hans Pieringer y Nicolás Ferreira de cabeza innovando en el mundo pecuario, hecho que jamás imaginaron.

“Los tres mosqueteros” se hacen llamar estos jóvenes, a modo de broma, quienes hoy irrumpen en el mercado pecuario de nuestro sur. “Esto partió por un trabajo de la universidad. Con Nicolás, uno de los tres mosqueteros, fuimos compañeros desde segundo medio en el colegio. En educación superior fue donde afianzamos lazos e hicimos un grupo de estudio con varios amigos. En este grupo, que se formó por afinidad muy rápidamente, conocimos a Hans”, señala Diego Belmar.

Es así también como dieron vida a su empresa, Phage, que gracias a la colaboración de la Fundación Ciencia y Vida que fundó el Dr. Pablo Valenzuela, Premio Nacional de Ciencias 2002, tienen donde desenvolver su quehacer científico.

Nicolás siempre ha sido el más aplicado, el que tenia las mejores notas. Hoy está a cargo de la tecnología. Yo siempre fui el más ordenado, el que tenia gusto por los negocios, por lo que me dedico a la operación de la empresa (hoy realiza un Magister en Ingeniería Industrial). Y Hans es el visionario, el más rápido de cabeza, el busquilla y que en la empresa se encarga del área comercial y desarrollo de nuevos productos”, asimila el joven que todavía no llega a los 30 años, y que junto a sus compañeros y amigos van por el camino de la innovación tecnológica.

Su empresa comenzó a gestionarse en el ramo de cuarto año de Ingeniería Genetica y Biotecnología en Microorganismos. “El trabajo final era plantear un proyecto biotecnológica en el área de la microbiología. Es ahí donde comenzamos a leer sobre los bacteriófagos (virus que comen bacterias)”, explica el científico. Diego precisa que no hay que ser genios para descubrir su uso. Sólo son profesionales dedicados que hacen una vida normal y lo pasan bien. “Nunca fuimos cerebritos. Lo que marcó la diferencia es que los tres queríamos entender la biotecnología como un concepto más global – que es como se entiende fuera de Chile –, que es juntar esta área con los negocios. Por lo mismo, hoy Hans hace un curso de emprendimiento e innovación y con Nicolás sentimos la responsabilidad de transmitir esta idea, de generar productos, de hacer cosas innovadoras”, indica.

EL MERCADO NOS HABLÓ

Su introducción en el área pecuaria fue muy oportuna, donde la expresión “en el momento justo” es atingente a lo que les pasó. “*Partimos desarrollando un producto teniendo como base el uso de bacteriófagos. Lo primero que se nos ocurrió fue aplicarlo en alimentos de consumo humano, que era lo más obvio. Ahí generamos un producto que se llamaba Safer, donde se controlaba la Escherichia coli en consumo humano. Viajamos por Chile demostrando que se podía hacer algo más y en una de esas giras fuimos a Puerto Varas. A las dos semanas suena el teléfono, era el doctor Mario Momberg de Osorno. Ahí nos explico que él estuvo en la charla con su señora y que ella lo había obligado a probar el producto en sus terneros. Nos dijo que los animales estaban mejorando . El nos introdujo el tema de la ganadería.”. Sostiene sobre los inicios de Milkeeper*”.

Afinaron detalles, concentraciones, mezclas, pero el gran trabajo ya estaba hecho. “Logramos aislar más de 100 bacteriófagos. En ocho meses logramos desarrollar Milkeeper. La presentación pasó a manos de Novartis un laboratorio nacional, pero actualmente estamos en proceso de que regrese a nuestras manos para vender nuestra idea directamente a nuestros clientes. O sea, fue el problema de un productor el que nos inicio en esto. Después conversando con más productores nos dimos cuenta que era una necesidad más generalizada. Fue el mercado que nos habló, el que nos dijo oye, ayúdame”, enfatiza.

Actualmente, estos tres mosqueteros están ad portas de lanzar la versión mejorada de su producto: Milkeeper S, el que no sólo permite el control de E.coli en terneros, si no que también puede aplicarse para Salmonella en el sector acuícola.

Link | Revista Agrícola

Publicación Original | Revista Agrícola: “El salto de tres visionarios de la sanidad animal”

Sobre el autor

Diego BelmarVer todas las entradas de Diego Belmar
Chief Operating Officer (COO)